Todo el poder de las células madre para luchar contra la alopecia

Nuestro equipo médico recogerá una muestra de tus propias células y, tras un proceso de preparación, hará microinjertos en las zonas que quieres rellenar.

En media hora, sin dolor y sin dejar marcas.

Podrás continuar con tu vida normal.

No hay posibilidad de alergias ni reacciones porque las células proceden de tu propio organismo.

Resultados garantizados

En más o menos un mes (depende de los ciclos de crecimiento de cada persona), empezarás a notar cómo sale nuevo cabello.

Antes del tratamiento se realiza un diagnóstico para definir las razones de la pérdida de cabello y establecer la conveniencia del tratamiento en cada caso.