Alimentación: Todo sobre el Yin y el Yang


Durante años hemos escuchado hablar del Yin y del Yang, hemos visto su representación gráfica y hemos empleado estos términos para hablar de dos energías opuestas pero que se complementan para formar un todo armónico y equilibrado. Lo bueno y lo malo, la noche y el día, el frío y el calor, lo lento y lo rápido… Lo cierto es que este equilibrio está presente en todo lo que nos rodea e incluso en nosotros mismos; todos tenemos un lado femenino (Yin) y uno masculino (Yang). La medicina tradicional china nos enseña que en ocasiones tenemos un exceso de alguno de ellos y esto hace que nuestro cuerpo no funcione del todo bien y en la alimentación encontramos la clave.

¿Soy Yin o si soy Yang?

No es fácil tener estas energías equilibradas, nuestra complexión, nuestro peso, nuestro tono de piel, nuestro estado de ánimo e incluso nuestras preferencias en cuanto a la alimentación nos dan las pistas para saber si tenemos exceso de Yin o Yang. Por ejemplo, las personas Yin suelen estar más cansadas, son más nerviosas y retraídas, son personas muy emotivas, la indecisión es una constante en su vida y suelen tener frío; las personas Yang por el contrario tienen un exceso de calor, son más corpulentos, son impacientes, agresivos y más impulsivos. Aunque tengamos ciertos rasgos que nos posicionen en un lado o en otro, hay que tomar en cuenta que algún desorden en nuestra vida y sobre todo en nuestra alimentación, puede influir y hacer inclinar la balanza hacia algún extremo.

¿Cómo puedo tener una alimentación más equilibrada?

La mejor forma de equilibrarnos es a través de la alimentación, puesto que, como imaginaréis, existen alimentos Yin y alimentos Yang, los cuales nos pueden ser muy útiles para fortalecer alguna de estas condiciones. Otra de las cosas de las que podemos valernos en de la nutricosmetica, complementos que nos aportan nutrientes y micronutrientes básicos para nuestra salud y que además repercute en nuestro exterior mejorando arrugas, ojeras, flacidez, celulitis, etc. Si quieres saber más sobre nutricosmetica mira nuestra línea 180 the concept nutricosmetica y entérate de todos los beneficios que tiene.

En cuanto a alimentación, la cocina macrobiótica, utiliza estos principios para ayudarnos a gozar de buena salud y ha vivir más armónicos con el medio que nos rodea y con nosotros mismos. En la página web de Escuela Macrobiótica Ca L’Agnès, nos hablan de cómo suelen dividir los alimentos:

Alimentos Yin:

Puedes reconocerlos porque son alimentos con mucha agua, suaves, fríos y crecen bajo la tierra, en la oscuridad o pegados a ella, son de rápido crecimiento, suelen ser de climas cálidos. Algunos ejemplos son la sandía, los champiñones, las berenjenas, la calabaza, la remolacha, la lechuga, el limón, el pomelo, los germinados, etc. Aquí añadiríamos algunos alimentos nada recomendables que potencian excesivamente este estado, como el azúcar, el alcohol, los lácteos o el café.

Alimentos Yang:

Se dan en climas más fríos, crecen de forma más lenta y son pequeños y duros. Como ejemplo hablaríamos de el apio, los espárragos, el pimiento, la soja, el cilantro, la canela, la sal, los melocotones, el pollo, el cordero, la carne roja o de caza y el pescado.

Hemos de hacer un inciso para mencionar aquellos alimentos que en su estructura guardan un perfecto equilibrio y que por lo tanto son considerados neutros, haciendo muy recomendable su uso en nuestro día a día:

  • Cereales
  • Semillas
  • Legumbres
  • Frutos secos
  • Algas

Sin embargo, existen otros elementos en la forma de cocinamos, que también favorecerán una u otra energía.

  • Fuego: El uso de la llama. A mayor llama, más Yang.
  • Tiempo: El tiempo de cocción de los alimentos. Los alimentos crudos son Yin y los que requieren muchas horas de cocción son más Yang.
  • Presión: Si usamos o no usamos la tapadera, un horno e incluso una olla a presión.
  • Sal: Cuanta más sal usamos, más Yang es el alimento.

Como veis la busca del equilibrio toma en cuenta muchos elementos, pero hay cosas que ya hacemos de forma muy intuitiva, como comer alimentos más frescos (Yin) en el verano (Yang) o comer guisos más elaborados (Yang) durante en invierno (Yin).

Si quieres la armonía de tu cuerpo, visítanos, podemos asesorarte y elaborar un plan nutricional que se adapte a tus necesidades y complementarlo con el programa de nutricosmetica que necesites. Consigue el perfecto equilibrio entre el Yin y el Yang.

8 Abril 2016 Blog Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visita Nuestra Tienda.

Visita nuestra selecta tienda  de cosmética de autor y potencia al máximo tu belleza. Elevamos el cuidado diario a una experiencia de lujo.

Potencia tu belleza con un clic.