Socorro, me oxido. Así funciona el envejecimiento por oxidación.

De momento no se ha encontrado la fórmula de la eterna juventud, pero cada vez tenemos más pistas sobre cuáles son las razones para perderla. Cada día se avanza más en medicina antiaging, lo que permite prolongar nuestro estado de bienestar y envejecer mucho mejor de como lo hacían nuestros abuelos. La gran pregunta sigue siendo ¿cuáles son las causas  del envejecimiento?, ¿por qué nuestra piel se arruga, porqué ya no es tan firme, por qué nuestros órganos ya no funcionan tan eficazmente?… las preguntas son infinitas y las respuestas… también. Una de ellas es la Teoría del envejecimiento por oxidación.

Actualmente, existen varias teorías y factores clave para entender el envejecimiento. Tras estudiar minuciosamente cada una de ellas, en nuestra Clínica Antiaging hemos adaptado muchos de nuestros tratamientos a las premisas de algunas de las teorías más extendidas. De este modo no solo tratamos el síntoma de ese envejecimiento, sino también la causa que lo provoca.  En este post os hablaremos del envejecimiento por oxidación.

¿Por qué envejecemos? Teoría del envejecimiento por oxidación.

La teoría del envejecimiento por oxidación es una de las más conocidas y extendidas. Todos hemos oído hablar de los famosos radicales libres y de esas moléculas que se quedan sin un par de electrones y se los van robando al de al lado y así sucesivamente, lo cual da origen a que se generen cada vez más radicales libres en nuestro cuerpo y que parezca casi imposible detenerlos.

Por otro lado, todas las células se alimentan de energía generada por la combustión de azúcar en presencia de oxígeno. En este proceso se producen desajustes, los cuales también generan radicales libres. Esto es lo que se conoce como estrés oxidativo y es determinante para el envejecimiento celular.

Los radicales libres se forman metabólicamente y también lo hace el sistema inmune para atacar virus y bacterias. Sin embargo, la contaminación, fumar, una mala alimentación, y en muy gran medida la radiación solar, hacen que aumenten. Afortunadamente nuestro cuerpo puede fabricar por sí mismo ciertos antioxidantes, pero no los suficientes, por lo que la mayoría deben aportarse externamente, a través de la alimentación y los suplementos.

 

envejecimiento por oxidacion

El estrés oxidativo. Por qué nos oxidamos.

Nuestras células están compuestas por una serie de moléculas con átomos unidos por enlaces químicos. Cuando los electrones de un átomo quedan desparejados, se producen los Radicales Libres, que no son más que una molécula inestable que ha perdido electrones. Como el cuerpo siempre tiende a recuperar el equilibrio, esa molécula buscará el electrón que necesita en otra, que a su vez se convertirá en un radical libre y así sucesivamente. De este modo comienza el estrés oxidativo que acab dañando a las células.

La presencia de un cierto número de radicales libres es normal y necesaria, y por ello el organismo cuenta con métodos enzimáticos para anularlos cuando han cumplido su función.

Los radicales libres se generan en procesos propios del organismo como la respiración, la digestión,  ejercicio físico de alta intensidad, situaciones de estrés o para defenderse de gérmenes y cuerpos extraños.

También hay una serie de factores externos que producen la formación de estos radicales libres. Entre ellos se encuentran los contaminantes ambientales, consumo de sustancias como alcohol y tabaco, alimentos procesados, azúcares, medicamentos y en un a gran medida la exposición sin control a la radiación solar.

Los radicales libres tienen su función en el organismo, combaten microorganismos y actúan como vasodilatadores, nuestro cuerpo genera antioxidantes que los destruyen una vez cumplen su función. Pero ¿qué pasa cuando los antioxidantes no son suficientes? Se inicia un proceso de estrés oxidativo que tiene como consecuencia el daño celular en cadena y por tanto un envejecimiento prematuro.

¿Que daños producen los Radicales libres en el cuerpo y en la piel? ¿Qué produce el envejecimiento por oxidación?

La membrana de la célula tiende a endurecerse con la oxidación, lo cual hace que los nutrientes no puedan pasar correctamente y que el ADN no pueda repararse adecuadamente. Igualmente, los receptores que se encuentran en la membrana dejan de reconocer eficazmente las hormonas y neurotransmisores: nuestras células, y nuestro cuerpo, envejecen.

Este proceso en la piel, destruye el colágeno y la elastina, dando lugar a una flacidez y tejido conjuntivo débil y fino. Además se rompen algunos vasos sanguíneos, dando lugar a las poco estéticas arañitas, se acumula la grasa, aumentan las ojeras y se producen cambios de tono en la piel.

Además ante los ataques de estos radicales libres, la materia grasa de la membrana celular se descompone generando la que conocemos como grasa tóxica y ácido araquidónico, que propicia otro de los grandes causantes de nuestro envejecimiento, la inflamación.

¿Quieres un ejemplo muy gráfico? Imagina una manzana, jugosa, intacta. Ahora imagínala cuando se oxida, como pierde su firmeza, su jugo, su tono… Algo parecido sucede en nuestra piel.

El envejecimiento es un proceso interno que empieza a manifestarse externamente, pero es muy importante comprender esto para que cualquier tratamiento tenga un éxito real y duradero. Poco sirve tratar las manifestaciones externas sin a su vez incidir en las internas que lo provocan.

 

envejecimiento por oxidacion

¿Qué puedo hacer para frenar el envejecimiento por oxidación?

Alimentos antioxidantes:

Estos ayudan a frenar el proceso de los radicales libres. Es indispensable incluir alimentos con vitaminas C y E, además de betacarotenos, ya que se encargan de neutralizarlos, al donar uno de sus electrones, evitando que sigan multiplicándose.

Los frutos rojos, el brécol, los frutos secos, el té verde, los tomates, el ajo, las zanahorias, las uvas… son algunos de los ejemplos que puedes añadir en tu dieta.

envejecimiento por oxidacion

Tratamientos en cabina y cremas de aplicación tópica.

Con varios de nuestros tratamientos en cabina podremos mejorar esos signos de la edad que se manifiestan externamente. Además hoy día mucha cosmética de autor como la que usamos en nuestra Clínica Antiaging incluye ingredientes con alto poder antioxidante. Por supuesto la protección solar, práctica de ejercicio moderado y unos hábitos de vida saludables, serán imprescindibles para el éxito.

Nutricosmetica antioxidante 180 the concept.

El Plan Antioxidante 180 the concept es un auténtico escudo de juventud dado que incluyen algunos de los antioxidantes más efectivos, que funcionarán como barrera para frenar la acción de los radicales libres.

La Nutricosmética 180 the concept garantiza su seguridad y efectividad gracias a que todos su productos cuentan con los certificados de sanidad europeos. Eligen minuciosamente cada u no de sus ingredientes con unos ratios muy altos de activos y teniendo en cuenta no solo su acción individual, sino la acción conjunta de todos los ingredientes.

En el Plan Antioxidante encontramos activos muy valorados por ser unos de los más reconocidos antioxidantes. Entre ellos el Ácido Alfa Lipóico, Esther C, Vitamina E, Niacina, betacaroteno o Té Verde. Además completamos con activos como Extractos de Fruits and Greens, Bioflavonoides, Hesperidina, Vitaminas del Grupo B, Minerales, Inositol, Arginina, etc.

Así hasta completar más de 30 ingredientes que suponen el mayor cocktail de juventud que puedes aportar a tu organismo para combatir el proceso de oxidación.

Beneficios estéticos de estos 3 productos nutricosméticos:

Los principios activos y la sinergia que se crea entre ellos es la combinación perfecta para:

  • Unificar el tono de la piel
  • Reducción de manchas
  • Piel más luminosa, fresca
  • MAyor elasticidad y firmeza
  • Atenuación de líneas
  • Piel más resistente y con más defensas.

Así funciona nuestro cuerpo en el proceso de oxidación y como ves, hay mucho que podemos hacer para ayudarle a estar mucho mejor y prevenir el envejecimiento por oxidación. Pide cita en nuestro centro y te haremos un diagnóstico personalizado para poder evaluar el grado de estrés oxidativo y así frenar, paliar e incluso revertir parte de tu envejecimiento.

 

 

 

 

Blog Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *