Date el Gusto

LA RAZÓN, Noviembre 2016

Esta técnica se realiza con las manos, a través de movimientos suaves, lentos y repetitivos. Favorece la circulación de la linfa, mejorando inflamaciones y retenciones de líquidos.

Revistas e Internet Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *